Esta pareja de enamorados iniciaron su camino juntos de una forma muy original. Ambos trabajaban en un hospital en diferentes plantas y tras unos años sin intercambiar más que pocas palabras, el destino hizo que acabaran coincidiendo en una feria y a partir de ahí empezó una historia muy bonita entre los dos que suma y sigue.

Este reportaje de boda en Cádiz que hice tuvo su primera escena en el hotel Playa Victoria, donde el novio, Alejandro, estaba instalado rodeado de unas vistas muy bonitas junto a la bahía.

El tiempo que estuvimos con Alejandro en el Playa Victoria pasó en un ambiente muy relajado y divertido entre salidas y entradas por diferentes habitaciones donde también estaban instalados sus familiares. Todos esos momentos nos dieron mucho juego delante del objetivo.

La novia, María, estaba en la casa de sus padres, a escasos metros del hotel gaditano.

Una vez llegamos a su casa tuvimos la suerte de coincidir con el equipo de maquillaje y peluquería de Roa Make Up, siempre es un placer coincidir con profesionales como ellos.

Nuestra novia, María, estuvo rodeada por familiares y amigos, en un ambiente donde se hacía muy presente el ambiente de complicidad y cariño.

El vestido que lucía era de JLu Zambonino y los zapatos de Michael Kors, piezas que la hacían brillar con luz propia.

Durante todo el proceso coincidí con los compañeros videógrafos de la empresa ‘Estamos Grabando’. Con ellos siempre disfruto mucho trabajando.

La ceremonia de María y Alejandro fue en la iglesia de Santa Cruz de Cádiz. No estaba lejos, de hecho se encuentra muy cerca de la Catedral donde allí muchos invitados esperaban fuera para ver llegar a la novia con su bonito vestido de JLu Zambonino. María iba de la mano de su padre el cual se deshacía de amor llevando a su niña hacia el altar.

Durante la ceremonia entre los discursos de algunos familiares y amigos, los novios se emocionaron recordando momentos de su relación y vivencias juntos.

El convite se celebró en la bodega González Byes de Jerez de la Frontera. Esta bodega es una apuesta segura por su profesionalidad. En todo momento tienen una especial atención tanto a los fotógrafos como a los videógrafos.

En el momento del baile todos, mayores y jóvenes disfrutaron de muchos momentos. Hubieron instantes para emocionarse como los agradecimientos para diferentes personas que eran muy importantes para la pareja.

En definitiva, esta boda es el ejemplo perfecto de la boda ideal en que la pareja se quiere, demuestra y comparte con todos los invitados el amor que sienten el uno por el otro. Es un placer poder realizar reportajes de boda en Cádiz con tanto amor.

Últimos posts

Dejar un comentario